sábado, 7 de junio de 2008

El viaje soñado

Aquella noche me acosté pronto, quería descansar, por la mañana me esperaba la tarea de hacer el equipaje, por fin había llegado el momento de realizar el viaje, tantas veces soñado; nos íbamos a Italia. El hacer las maletas era, para mi, todo un rito. Siempre tardo en decidir que llevar, aunque si tenia claro que metería mi vestido nuevo, lo había comprado para la ocasión y quería lucirlo en nuestro, tan deseado, paseo en góndola por los románticos canales venecianos, mientras admiráramos sus preciosos palacios.

Cuando planeamos el viaje ya teníamos bastante claro lo que deseábamos visitar: Venecia, Roma, Milán y La Toscana, cada cual con sus encantos. Pasearíamos, como ya dije, por Venecia y navegariamos, abrazados, por sus canales. Tiraríamos nuestra moneda en La fontana de Trevi, deseándonos, mutuo, amor eterno, no sin antes empaparnos de todo el arte que la ciudad ofrece. Descansaríamos en un banco de la Doumo milanesa, como primero lo habríamos hecho en la escalinata de "La plaza de España", buscando un poco de serenidad. En La Toscana, cuna de Miguel Ángel, buscaríamos la policromía de las vides y los trigales, recreándonos en su paisaje.

Visitaríamos, yo no me iría por nada sin hacerlo, algún antiguo mercado, donde el aroma del ajo y el albahaca nos invitasen por si solos a saborear un buen plato de pasta con un vaso, o dos, de vino del país, y también, por que no, aspirar el olor a sardinas que nos recordase aquella Italia de las películas de Gassman o la Loren, tan parecida a la España del pan con aceite.

Esa es la Italia que queríamos conocer, la de la música, la de la voz de Carosone, con cuyas canciones mi tia me arrullo de niña. La Italia del Festival de San Remo, de Domenico Modugno, con cuyas baladas bailamos en nuestra adolescencia. Esa era nuestra Italia, ni la de la Mafia, ni la de Berlusconi, ni siquiera la del Vaticano. La Italia de la gente sencilla y amable, la del arte, la música y los bellos paisajes.

Desperté , también, temprano. Las maletas seguían en el trastero, el dinero destinado a la agencia de viajes estaba, perfectamente, invertido en los libros de texto, la ropa y los zapatos de los chicos, así como en un montón de "imprevistos" de la casa.

No importo demasiado, a la tarde estrene mi bonito vestido y cogida de la mano de mi compañero pasee por el precioso casco antiguo de mi pueblo, bajamos hasta el puerto, vimos regresar los barcos de pesca y cenamos en una terraza un riquisimo bocadillo de calamares bien regado con una botella de sidra. ¿Alguien necesita más?: Yo no.

14 comentarios:

Alatriste dijo...

Italia, ¿puede haber algo más bonito en el mundo?
Yo todavía recuerdo con cariño el viaje que hice por Roma, Florencia y Venecia. Un gran texto, amiga. Besos.

Abuela Ciber dijo...

Con el suave y profundo deseo que ese sueño se haga realidad, en quienes lo soñaron.
Como verás soy una eterna romántica.
Cariños

Cani dijo...

Alatriste: Italia es parmi, como otras muchas, una asignatura pendiente.
Abu:tu romanticismo es un balsamo que reconforta; el sueño si no se hace raalidad por lo menos nos ayuda a andar.

Besos

okaza carlita dijo...

No. Nada más. No preciso (aunque no cejo) en nuestro propio viaje soñado: Japón.
No lo preciso porque tengo a Manolo diciendo palabras en japonés! A Antón riendo en mi falda y a Xer preparando una deliciosa pizza.

Hermosísima entrada.
Besos.

AGUALUNA dijo...

Querida Cani, justamente ...quièn necesita màs?
A veces soñamos tantas cosas que desamos o que tenemos planeadas desde hace mucho, pero muchas veces quedan en eso, en sueños.

Por lo mismo, la realidad nos hace ver el lugar donde estamos y lo que vivimos, y nos damos cuenta que tal vez eso que deseàbamos tanto, no es tan bello e importante como lo que vivimos hoy.

Creo que soñar es bueno, pero màs importante, por lo menos para mi, es disfrutar lo que tengo hoy.
Si por esas cosas de la vida algo de lo que soñè llega, bienvenido sea.
Hermoso relato, me iba imaginando cada lugar de esa Venecia.

Cani querida, no importa que no tengas mi misma fe, no es necesario. La tendràs a tu manera, segùn tu religiòn si es que la tienes, la tendràs segùn las fuerzas de tu espìritu o bien a lo que consideres tu fe.
Lo importante que sea como sea, cada corazòn se puede juntar y unirnos para bien del pròjimo como es en este caso nuestra querida Marìa, y eso vale muchìsimo amiga, nunca lo olvides.
Mientras el corazòn se abra para acoger al que està mal, nuestra fe interna se proyectarà y se harà mucho màs grande.

Besos mi querida amiga, eres muy dulce.

Agualuna

Gatadeangora dijo...

Es que cuando hay otras prioridades,dejamos nuestros sueños aparcados,pero solo aparcados no olvidados.Espero que pronto hagas tu viaje soñado a Italia.
Besos

Cani dijo...

Agualuna: Mi "fe" son personas como tu, tu me reafirmas en mi idea de lo que deseo, y debe, ser la humanidad.
Gracias Gatita, ssiempre son dulces tus maullidos.

Besos

€_r_i_K dijo...

El viaje, siempre de su mano...
Da igual la Toscana, Ruidera,Madrid,Villaviciosa o Navalcarnero......
Y sí no hay cena, me conformaré con el postre dulce de su boca.......

Shanty dijo...

Si soñamos con constancia, seguramente nuestros anhelos serán cumplicos. ¡Qué bello sueño y linda descripción!
Besos,
Shanty

Catalina Zentner dijo...

Claro que la felicidad está en las pequeñas cosas de todos los días, y el sueño de Italia, quien te dice que alguna vez se cumpla.

Paqui dijo...

Muy bonito lo que cuentas. Italia es preciosa pero como tu bien dices, si no se puede realizar ese viaje, el tuyo, de comprar los libros, vestido y ver llegar los barcos, tambien tiene su encanto.
Siempre he dicho que no es más feliz el que más tiene, si no el que se conforma con lo le rodea.
Si ese sueño no se ha realizado ahora, ya se realizará y si no, vendrán otros.
Un besazo

Camy dijo...

Estoy segura de que has viajado por Italia. Con tu post estaba tomando apuntes de aquellos lugares no conocidos y luego me sorprende el final. Seguro que no necesitas más, en esa tarde y en ese momento, pero en otro, harás el viaje.

Cani dijo...

Gracias a todos por los comentarios; conoceros es un sueño realizado.
Besos

JULIA dijo...

La bella Italia!!! He estado en italia y la verdad que tiene encanto en cada plaza. Y de noche lo más.
Te felicito por tus palabras, yo tmp hubiera pedido más

Besitos