viernes, 30 de mayo de 2008

Cuento tras cuento

He leído, muchos cuentos de Hadas , también los he contado, como la mayoría de las niñas de mi generación, mi primer contacto con la lectura fue a través de ellos. No estoy hablando, que también están en mi vida, de los cuentos de los clásicos, Caperucita, Blancanieves o El Gato con Botas, lo estoy haciendo de aquellos que con preciosas ilustraciones, se publicaban en un amarillento papel que se ajaba rápidamente, nos contaban los amores y desamores de príncipes y campesinas, de apuestos leñadores y ogros malos, de los que había que salvar a la enamorada, y de reyes que entregaban a sus hijas como premio si alguien solucionaba los problemas del reino.
Así eran, o así los recuerdos, y dejaron su huella en mi niñez. Después, ya se sabe, nos damos cuenta, quizá demasiado pronto, que el mundo no es así, que los príncipes siguen siendo príncipes (aunque no lleguen a reyes) los leñadores continúan talando arboles, que no eran siempre los ogros los mas crueles del relato, y las enamoradas, campesinas o princesas, deben buscarse solas, y por su bien, su "salvación". Pero, y siempre existe un pero, no se porque cuando comprendemos que los cuentos son cuentos, vamos y sin rendirnos a la realidad, empezamos a leer unas revistas, también bellamente ilustradas y con mejor papel, donde nos enseñan unos preciosos zapatos, unos vestidos en los que, aparte de no poder pagarlos, nunca nos podremos meter, bolsos a los que nuestro " bolso" nunca podrá llegar y preciosos viajes que no realizaremos. Como en los cuentos, posamos nuestros ojos con ilusión y nos sentimos contentas de, al menos,poder comprar la revista. No escarmentamos debe ser, en el fondo, que, a quien, no le gusta soñar.

5 comentarios:

okaza carlita dijo...

yo tengo un problema serio con eso... antes me generaba incluso inseguridad,¿pues qué no seré mujer-mujer o qué? porque no me gusta la moda, ni el maquillaje, ni los zapatos de tacón.
cuando daba clases a adolescentes, mis alumnas me preguntaban, ¿no se maquilló ud. ni cuando se casó? pues no... ahora, gracias a Xer y los nenes, me siento asumida en mi feminidad sin andar en el mismo cuento...
besos amiga y feliz fin de semana.

Gatadeangora dijo...

A mi siempre me ha gustado ir bien peinada vestida y pintada...pero ya no me luce nada, jajajaja.
Besos

Cani dijo...

Me gusta la ropa y los complementos, pero me siento muy feliz comprandomelos en los mercadillos,(no me da el presupuesto para mas) el maquillaje no me va pero, por eso de la edad, de tarde en tarde, como bien dice mi marido, me pongo un poco de "emplaste" jaja.. las arrugas no perdonan
Un besazo, buen fin de semana, amigas.

J.Jurado dijo...

la belleza no necesita ser ocultada por maquillajes ni tacones de infarto o minifaldas.....pero que bien os queda..no como nosotros ..que o eres metrosexsual o gay o sino un seer extraño como yo, que soy tan feo que ni el maquillaje lo arregla,je,je,besos interesantes

Abuela Ciber dijo...

Siempre es bueno soñar, no hay nada de malo, lo que si con los pies mas cerca de la tierra.
Son etapas de la vida y hay que saberlas saborear.
Te dejo mi afecto.
En mi blog encontrarás algo para ti.
Cariños